El mapa de peligros constituye un instrumento de apoyo para la identificación de los peligros más comunes y más serios asociados a los alimentos, que puede contribuir a ayudar a los operadores económicos a implantar su sistema de autocontrol. Facilita información actualizada sobre los principales peligros asociados a los alimentos. Tiene carácter general y se presenta de forma abreviada, para un uso práctico. El lector puede consultar las referencias científicas para acceder a información más exhaustiva.

Los peligros que se describen contemplan las bacterias, virus, parásitos, toxinas marinas, contaminantes ambientales, micotoxinas, contaminantes de proceso, y alérgenos entre otros. Para cada peligro incluye una descriptiva con sus características, hábitat, alimentos en los que se puede encontrar, la afectación que provoca en las personas, las dosis infectivas en el caso de los peligros biológicos, si están establecidas, y los grupos de población más vulnerables. Se incluye también información sobre la frecuencia de su presencia en alimentos y ejemplos de casos, brotes y / o alertas.

El conocimiento de los peligros asociados a los alimentos está en continua evolución, por lo que el mapa es objeto de una actualización permanente. Sin embargo la información contenida puede ser no exhaustiva. Se trata de una herramienta de apoyo que empresas y particulares pueden utilizar sin perjuicio del uso de otras fuentes o medios que sean necesarios para cumplir con sus responsabilidades de garantizar la seguridad alimentaria y llevar a cabo un autocontrol eficaz.

Esta herramienta ha sido elaborada en colaboración entre el Centro de Investigación en Gobernanza del Riesgo (GRISC) de la Universidad Autónoma de Barcelona y la Agencia Catalana de Seguridad Alimentaria, área especializada de la Agencia de Salud Pública de Cataluña.